Publicidad
Publicidad
Logo Radiosolmaspalomas
Icono Facebook
Icono Twitter
Boton Buscar
Domingo 21 de Julio del 2019

La carajera de los pactos imposibles

Luis León Barreto (11-07-2019)

Según el más alto órgano judicial de nuestro país, Franco fue jefe del Estado desde que vino al mundo. Ya el 1 de octubre del 36 merecía esa alta consideración aunque el presidente legítimo era Manuel Azaña y estábamos tan solo en el comienzo de la triste guerra civil. Así que el Tribunal Supremo, supremo reducto de la imparcialidad, tiene claro que por ahora el caudillo no debe salir del Valle de los Caídos. Y si sale debe ir a La Almudena, entrando bajo palio, naturalmente, como lo hacía durante décadas, pues esa catedral es el sitio más que adecuado para que reciba la máxima veneración popular. Recordemos que la iglesia de El Palmar de Troya, con el papa Clemente, lo declaró santo. Como todos los césares romanos, no en vano estaba investido por la gracia divina, igual que los reyes.

Estamos atravesando días de alucinaciones, porque la carajera que montan nuestros políticos se enreda un día sí y otro también. Con los ilustres ciudadanos que tenemos como líderes políticos, no será extraño que el panorama de los pactos de nuevo resulte más que complicado. Mucho nos tememos que las semanas vayan pasado con los consabidos pulsos y ninguneos, yo no voy a apoyar a aquel, ni me voy a juntar con este otro, de lo cual se deduce que incluso nos amenazan con irnos a nuevas elecciones, una, dos y tres. Se supone que los receptores de los votos recién depositados deberían reflexionar acerca de los intereses públicos, sobre el servicio a la colectividad, y deberían hacerlo más allá de sus simpatías o antipatías personales, más allá de las operaciones de acoso y derribo, más allá de las querellas de salón, las cuchilladas y las venganzas. Con el desaliento pisándonos los talones, tal vez sucede una cosa muy simple: la democracia representativa no servirá para mucho si tenemos presente la tendencia a la banalidad de una parte notable de los políticos, su escasa seriedad a la hora de representar a los votantes.

En todas las situaciones los pactos se plantean, preferentemente, contra alguien. En la política española los acuerdos a favor de algo o alguien se antojan más raros que ganar el euromillón. En Madrid se hacen contra Manuela Carmena o contra Ángel Gabilondo. En Barcelona iban a ser contra Ada Colau pero ahora se disponen contra Ernest Maragall. La derecha quiere pactar contra los populismos y los independentistas, aunque para ello tenga que abrazarse a la derecha xenófoba y preconstitucional. La izquierda ofrece pactar contra la derecha extrema, aunque sea a base de entregarle la presidencia o la alcaldía a esa derecha a quien lo único que le molesta de pactar con los ultras. En fin: el avispero tradicional. Vamos a ser como Italia, con gobiernos en precario, nunca más mayorías cualificadas. Lo bueno de todo esto es constatar que, a pesar de que llevamos bastante tiempo sin un gobierno estable, las instituciones siguen funcionando, los alumnos reciben sus clases, los enfermos acuden a los ambulatorios de la Seguridad Social, los tribunales siguen tramitando los procedimientos habituales, etcétera.

El panorama es embarullado, contradictorio e indefinido. El votante se pregunta por el camino de la papeleta que deposita en la urna y, por mucho que se esfuerce, no le encuentra respuestas. Como han coincidido las generales, las locales, las cabildicias, las autonómicas, las europeas y todas las demás, la confusión es total. Surgen todo tipo de carambolas, algunas con mucho contrasentido. El fraude electoral salta a la vista, pues muchas veces quien ha ganado las elecciones con mayoría suficiente no consigue gobernar. En Canarias tenemos muchos ejemplos al respecto. ¿Y para qué sirve haber pasado de 60 a 70 diputados si, a pesar de esa burla de la lista regional, el resultado hace que las cosas sigan exactamente igual que antes? A la hora de conformar el próximo gobierno autonómico puede haber todo tipo de cabriolas, algunas de ellas bastante impresentables. Victimismos, chantajes, y que todo siga igual que siempre. ¿Ha servido para algo la reforma de la ley electoral? Nos queda atravesar el calvario de unas semanas en las que nada será lo que parece, y los pactos contra natura harán que perdamos otro poquito de confianza en quienes nos representan. Pues ellos tienden a hacer cosas que no se nos pasaban por la cabeza cuando fuimos a votar.

Hay por ahí un anuncio de una marca de cerveza con una mujer que baila bajo el agua y que, en un momento determinado, se ve atenazada por una gran cantidad de plásticos en el fondo del mar. Es un anuncio muy bueno, y que debería hacernos reflexionar acerca de los desastres medioambientales, asunto que al jerarca Donald Trump no le quita el sueño ya que lo suyo es hacer dinero, más dinero, mucho dinero, aunque los demás se fastidien. La humanidad afronta un riesgo existencial en 2050, dentro de apenas treinta años, debido a las consecuencias del cambio climático. Un estudio publicado por The Breakthrough National Center for Climate Restoration augura una alta probabilidad de que la civilización humana llegue a su fin para ese año. Además, la organización australiana asegura que para reducir los riesgos y conservar a los humanos, es necesario construir un sistema industrial con cero emisiones lo antes posible. Si no se toman medidas urgentes, describe un escenario apocalíptico donde existirán condiciones imposibles para la supervivencia de la especie en gran parte del mundo. Los autores advierten de que los impactos del cambio climático en aumento suponen grandes consecuencias negativas. Además, añaden que estas consecuencias nunca se pueden deshacer, ya sea aniquilando la vida inteligente o recortando de forma permanente y drástica su potencial. A lo largo del informe se presenta un aterrador escenario en el que la humanidad llega al colapso y en el que se enfrenta a consecuencias climáticas irreversibles protagonizado por el aumento de las temperaturas, incluso, por encima de las que puede soportar el ser humano en algunos lugares del globo, la falta de agua y el avance de la desertización conducirán a guerras para la obtención de recursos. En los próximos diez años, los autores consideran insuficientes las medidas establecidas en el Acuerdo de París. Además, prevén una subida de la temperatura media del planeta al menos en 1,6 grados centígrados. Las retroalimentaciones del ciclo del carbono y el uso continuado de combustibles fósiles aumentarán las temperaturas en 3 grados centígrados en 2050. En definitiva, se prevé un colapso universal, nuestros hijos y nuestros nietos podrían recibir una herencia poco apetecible.

0 COMENTARIOS
Blanco
Página 1 de 1
Blanco
Blanco
Página 1 de 1
Blanco
COMENTA
Nombre:
*Email:
Comentario:
Máximo 500 caracteres
*El email no se publicará.
**Los comentarios serán revisados antes de su publicación.
Blanco
Condiciones de uso:
Radiosolmaspalomas.com garantiza el cumplimiento de la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal. El usuario podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose a info@radiosolmaspalomas.com
Radiosolmaspalomas.com se reserva el derecho a publicar estos comentarios.
Acepto las condiciones de uso
Blanco
programa_formula_exitos
Publicidad
Publicidad
Galería Fotográfica
Apertura Centro Cultural Pancho Guerra
Apertura Centro Cultural Pancho Guerra
Blanco
Equipo Benjamín A de la U.D.San Fernando
Equipo Benjamín A de la U.D.San Fernando
Blanco
MERCADO DE NAVIDAD HOTEL MARITIM PLAYA
MERCADO DE NAVIDAD HOTEL MARITIM PLAYA
Blanco
III FERIA DE ARTE Y ARTESANIA DE MASPALOMAS
III FERIA DE ARTE Y ARTESANIA DE MASPALOMAS
Blanco
PAELLA SOLIDARIA ELOMAR
PAELLA SOLIDARIA ELOMAR
Blanco
CELEBRACION DE SANTA MARTA
CELEBRACION DE SANTA MARTA
Blanco
25 ANIVERSARIO CLINICA ROCA
25 ANIVERSARIO CLINICA ROCA
Blanco
CLUB DEPORTIVO U.D. SAN FERNANDO
CLUB DEPORTIVO U.D. SAN FERNANDO
Blanco
© 2011 Nova Design. Todos los derechos reservados. - Diseñado por: novadesign.esLogo Nova Design Pie Pagina