Publicidad
Publicidad
Logo Radiosolmaspalomas
Icono RSS
Icono Facebook
Icono Twitter
Boton Buscar
Viernes 29 de Agosto del 2014

SER JUEZ Y PARTE EN ESTE FIASCO

Xavier Aparici Gisbert  (26-07-2012)
Cuando quienes juzgan son protagonistas o afectados en el asunto que se dirime, esta suele ser una vía segura para perder la ecuanimidad y resolver a beneficio de la parte con la que se está implicado. Por ello, en la administración de justicia, la imparcialidad –material y formal- de la magistratura es considerada una garantía imprescindible en los procesos. En un ámbito más general, la separación de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial del Estado -su integridad e independencia- se funda, también, en la conveniencia de que no se pierdan los equilibrios y contrapesos a la hora de controlar a quienes controlan y poder exigir responsabilidades institucionales. Sin embargo, en nuestro fallido Estado de derecho estas reservas y pudores de ética cívica se han venido reduciendo a su mínima expresión desde que en 1982 se consolidó el bipartidismo PSOE-PP. Los efectos de la desvirtuación democrática que ha supuesto la progresiva minimización del pluralismo político y de la responsabilidad gubernamental se hacen notar, habitualmente, en el crecimiento impune de las corruptelas políticas y en la normalización de la inoperancia administrativa. Estas tácitas complicidades que la izquierda y la derecha neoliberales hegemónicas han venido manteniendo en el reparto del poder y en la alternancia de su control se volvieron a hacer patentes recientemente, cuando, en plena crisis económica y a punto de iniciarse la última campaña electoral a las Cortes generales, el “progresista” presidente del gobierno saliente, en un suicidio político sin precedentes –quién paga, manda-, se unió  al “conservador” jefe de la oposición para modificar la Constitución, sin refrendo popular, a beneficio de los poderes financieros. Como en otras muchas ocasiones, estuvieron de acuerdo en lo fundamental sobre qué aprobar y qué prohibir. Y, como es habitual, la “disciplina de voto” de los diputados y diputadas de ambas formaciones apoyó, “como un solo hombre”, las decisiones de las cúpulas. No en vano, hace ya tiempo, que uno de los gerifaltes lo dejó claro: “quién se mueva, no sale en la foto”. Ya nadie recuerda en esas formaciones políticas que las y los electos a las distintas Administraciones lo son a título personal en su condición ciudadana y no como miembros de un partido político, y que su función principal es la de representar a la ciudadanía en la defensa del interés general, asumiendo para ello “cargas” públicas  y cumpliendo y haciendo cumplir la Constitución democrática vigente. Y del olvido, al extravío: se autodenominan clase política y se conducen corporativamente en la defensa y perpetuación de su estatus; nadie es independiente y nadie dimite; todos disfrutan de prebendas y cobran múltiples pluses y abultados sueldos que ellos mismos aprueban; se reparten, por cuotas, los cargos en los altos órganos de la administración; y tienen organizados circuitos institucionales de apesebramiento y puertas giratorias de clientelismo empresarial. Las élites políticas “Socialistas” y “Populares” son, con mucho, las principales responsables de haber malversado el incipiente régimen democrático y social diseñado en la Transición para dar paso, arteramente, a la tiranía partitocrática del Neoliberalismo. Aunque, desde luego, no son las únicas, otras cúpulas políticas -de derechas y de izquierdas, nacionales y nacionalistas- han pactando con los gobiernos de la mayoría y han apoyado leyes que aumentaban el control de las organizaciones políticas sobre las instituciones a costa de la sociedad civil y la participación ciudadana. Todas ellas conforman una casta política desafecta a la ciudadanía y ajena a sus necesidades que solo se tiran los trastos a la cabeza para distraer al gallinero, cuando se les descubre algún muerto en sus corruptos armarios o en pugnas por sus respectivos tópicos ideológicos. Auténticos pirómanos de la democracia travestidos de bomberos a los que, en estos tiempos de tierra quemada con los derechos populares, se les ha visto, por fin, sus auténticas intenciones. Xavier Aparici Gisbert. Filósofo y Secretario de Redes Ciudadanas de Solidaridad. http://bienvenidosapantopia.blogspot.com.
0 COMENTARIOS
Blanco
Página 1 de 1
Blanco
Blanco
Página 1 de 1
Blanco
COMENTA
Nombre:
*Email:
Comentario:
Máximo 500 caracteres
*El email no se publicará.
**Los comentarios serán revisados antes de su publicación.
Blanco
Condiciones de uso:
Radiosolmaspalomas.com garantiza el cumplimiento de la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal. El usuario podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose a info@radiosolmaspalomas.com
Radiosolmaspalomas.com se reserva el derecho a publicar estos comentarios.
Acepto las condiciones de uso
Blanco
programa_formula_exitos
Publicidad
Publicidad
Galería Fotográfica
CELEBRACION DE SANTA MARTA
CELEBRACION DE SANTA MARTA
Blanco
25 ANIVERSARIO CLINICA ROCA
25 ANIVERSARIO CLINICA ROCA
Blanco
CLUB DEPORTIVO U.D. SAN FERNANDO
CLUB DEPORTIVO U.D. SAN FERNANDO
Blanco
Almuerzo Navideño UNEC SIGLO XXI
Almuerzo Navideño UNEC SIGLO XXI
Blanco
I Mitín -Fiesta de UGT en Maspalomas
I Mitín -Fiesta de UGT en Maspalomas
Blanco
II Carrera Popular Solidaria Hospiten Clínica Roca
II Carrera Popular Solidaria Hospiten Clínica Roca
Blanco
HOMENAJE A GERARDO GARCIA PEDRAJA
HOMENAJE A GERARDO GARCIA PEDRAJA
Blanco
Unión Deportiva San Fernando
Unión Deportiva San Fernando
Blanco
© 2011 Nova Design. Todos los derechos reservados. - Diseñado por: novadesign.esLogo Nova Design Pie Pagina